Blog de Marketing Digital

¿Qué tiene que ver el diseño con el SEO?

DISEÑO & SEO

Más allá de lo puramente estético, lo cierto es que cada vez es más importante tener conocimientos de diseño, de usabilidad y de arquitectura web cuando estamos realizando una página web, para nosotros o para un cliente. Y son elementos muy a tener en cuenta a la hora de realizar nuestra estrategia SEO. Pero, ¿qué tiene que ver el diseño web con el SEO? Mucho. Muchísimo. Muchérrimo.

He aquí algunas claves del porqué.

Por qué el diseño es importante en el SEO y posicionamiento web

Responsive Design. Fácil. Si tu web no está adaptada a los dispositivos móviles, tu posicionamiento estará penalizado.

Velocidad de carga de la web. Poner fotos bonitas es importante, sobre todo en webs de moda, gastronomía, wellness, viajes… pero ojo con el peso de las fotos y sus calidades. Cuida que tengan el menor peso respetando la calidad que necesitas y buscar trucos y plugins que te ayuden a optimizarlo.

Etiquetas. Procura, antes de contratar a un diseñador, que te cuente qué sabe de posicionamiento. Tampoco hace falta que sea el rey del mambo pero sí que tenga unos conocimientos básicos para entender de qué va todo esto del SEO. Lo puedes completar contratando a un freelance o agencia de SEO pero no dejes que el diseñador te haga una mala estructura, por ejemplo. Eso puede afectar mucho a tu visibilidad en buscadores y a tu bolsillo, ya que invertirás dinero que estará mal optimizado y será muy difícil que llegues a tus metas si la base de trabajo está mal hecha. Si no tienes mucho presupuesto, busca ayuda en alguna universidad que seguro te podrán recomendar a algún buen estudiante de Grado en Diseño que quizás te ayude a ejecutar con la ayuda de tu experto en SEO.

Categorías y subpáginas. Un buen diseñador ha de asesorarte sobre estructura web. Es importante trabajar bien la web desde cero antes de ponerse manos a la obra para saber qué queremos y, en base a eso, definir un flujo de navegación del usuario para que realice la acción que buscamos con la mayor claridad y el menor número de clics posibles. Una buena estructura web es importante para los buscadores porque entienden que facilitas el trabajo y que tu comunicación web-usuario es sencilla y eficaz. Antes de empezar a dar órdenes de cabeza, ya sabes, mucha paz y a dibujar sobre papel para hacer el mockup de la web.

SEO On page. Los botones, menús, estructura del diseño… son factores importantes en el posicionamiento orgánico. De ahí que, como decíamos, necesitamos que el diseñador entienda este lenguaje si queremos hacer las cosas bien. Piensa que no todos los diseñadores saben de ello, y no pasa nada, porque hay diseñadores más enfocados en branding o en otros formatos. Por eso no te sirve cualquiera, si ahora estás invirtiendo en mejoras en la web, contrata a un diseñador front end que sepa lo que haga.

Usabilidad. Si sabe de SEO on page y etiquetas, seguro que te podrá ayudar con la usabilidad. Recuerda que haces una web nueva para lograr una meta, así que haz las cosas fáciles y visuales.

¿Se te ocurre alguna idea más? ¡Estaremos encantados de leerlas!

Cómo destruir una marca en tres sencillos pasos

Destruir una marca

Normalmente se habla de la importancia del branding corporativo para llevar al éxito a una marca. Aspectos como el mensaje que transmiten, la cultura, los valores, los elementos visuales y verbales… todo forma parte de la estrategia de marca. Pero, ¿existe una receta para destruirla? La respuesta es: por supuesto, y está relacionada estrechamente con el branding corporativo. En concreto, con los elementos del mismo que se gestionan de forma deficiente o, directamente, se ignoran. Así que para evitar errores fatales que te lleven a fracasar en la gestión de la reputación de tu marca, sigue nuestros consejos.

La palabra brand tiene su origen en las marcas que se realizan a las vacas para diferenciarlas unas de otras. Este es el primer concepto que hay que aclarar: una marca debe desmarcarse del resto. El segundo paso en la historia del branding fue asociar las marcas a la representación de algo. Por ejemplo, cuando pensamos en Coca-Cola a todos nos vienen a la mente momentos de felicidad y diversión. La compañía se ha encargado de provocarnos esa asociación. Pero en la actualidad, estos dos pasos anteriores no son suficientes. Ahora las marcas necesitan tener un propósito para llegar al éxito. No importa tanto qué haces o cómo lo haces, sino por qué lo haces.

Tres escollos a la hora de crear una marca

Si resumimos de forma sencilla los tres errores más habituales en el diseño de la estrategia de branding corporativo que llevan al desastre a muchas marcas, serían claramente los siguientes: la falta de propósito empresarial; la falta de cultura y la falta de visión de marca.

Falta de propósito

Las marcas deben representar una promesa, aunque no siempre se cumple. Deben, por lo tanto, tener una razón de ser fácilmente reconocible por el público. Google, por ejemplo, tiene un propósito: informar a todo planeta. Apple, por su parte, se mueve por comercializar tecnología compleja pero cada vez más minimalista.

El error viene dado cuando una marca no tiene un propósito claro, hecho que confunde a los usuarios y tergiversa el mensaje que se quiere transmitir. La estrategia de branding corporativo, por lo tanto, no será efectiva sin un objetivo final que satisfacer.

Falta de cultura interna

Las marcas no son simplemente lo que comercializan. Al fin y al cabo, ¿qué sería una marca sin los empleados que la sacan adelante? Por eso, la falta de una cultura interna atractiva que no sea capaz de atraer al mejor talento del mercado puede suponer, a la larga, la caída de la empresa. Volviendo a poner el ejemplo anterior, Google se caracteriza por tener una cultura interna extremadamente bien valorada: sueldos altos, conciliación familiar, diversión, capacidad de aprender y evolucionar…Ese conjunto de hechos hace que sea una marca bien valorada. El branding corporativo, por lo tanto, no solo está para mostrar una bonita imagen al exterior. Gestionar marcas significa, también, ser una empresa sana desde un punto de vista interno.

Falta de visión

Hay veces que una marca lo tiene todo: mercado, público, presupuesto, tecnología, una marca bien valorada… En cambio, de la noche a la mañana desaparece estrepitosamente. Un ejemplo claro de ello es Kodak, que durante años fue la principal marca de fotografía del mercado y de un día para otro cayó en el olvido. ¿La razón? La falta de visión empresarial. Y es que en el momento en que se estaba produciendo el cambio del analógico al digital, la empresa no supo reconvertirse para seguir siendo competitiva.

En definitiva, el branding corporativo es vital para llegar al éxito. Pero también lo es para no fracasar. Confiar en expertos profesionales que diseñen una estrategia de branding y una identidad de marca coherente, resulta primordial en un mundo globalizado como en el que vivimos actualmente.

¿Qué se entiende por una buena estrategia de branding corporativo?

branding corporativo

Las marcas necesitan posicionarse en el mercado pero también en la mente de los consumidores. Conseguir una identificación y asociación positiva es complicado pero si se hace, el éxito de una marca está asegurado. Realizar este proceso está estrechamente relacionado con el tipo de marketing que se ponga en práctica, y sobre todo de la estrategia de branding corporativo escogida. Pero, ¿cuál es la mejor estrategia a seguir? Desde luego, no existe una receta mágica que asegure el éxito en la comunicación de marca de una empresa.

¿Qué es el branding corporativo?

El branding corporativo podría identificarse como la gestión estratégica y/o creativa del conjunto de activos tangibles e intangibles que crean la identidad de una marca para dotarlos de coherencia, y que sean atractivos y distintivos para los clientes y aporten un valor diferencial a los inversores. De la propia definición de branding corporativo, se pueden destacar dos conclusiones:

  1. El éxito de una estrategia de branding y de comunicación de marca no depende de un factor o dos en concreto, sino que está estrechamente ligado a un conjunto de acciones que actúan como un todo.
  2. La receta para conseguir un óptimo resultado no existe, ya que se pueden utilizar multitud de estrategias para conseguirlo (mediante la polémica o la creatividad). Es decir, no importan los medios, sino el fin.

La columna vertebral del branding corporativo

A pesar de las dificultades que puede ocasionar el alcanzar una buena reputación social y comercial en un mercado tan competitivo como el actual, existen tres pasos que toda estrategia de branding corporativo debe realizar para alcanzar el éxito. Tal y como se ha comentado anteriormente, las formas para alcanzar esa reputación en la identidad de los usuarios son diversas. Pero a pesar de ello, toda estrategia de branding y marketing corporativo debe constar de una columna vertebral básica. Es la siguiente:

  1. Es necesario diferenciarse: si lo pensamos detenidamente, ¿por qué un cliente debería escogernos a nosotros y no a otro comercio o empresa que ofrece exactamente lo mismo? Para conseguirlo, debemos desmarcarnos de la competencia aportando un valor añadido a lo que se ofrece. Por ejemplo, una peluquería podría cerrar sus puertas más tarde que el resto con el objetivo de atender a todas las personas que, por horario laboral, no pueden acudir a cortarse el pelo entre semana.
  2. Conoce a tu público objetivo: diseñar un producto o servicio eficaz y apetecible es un primer paso para conseguir posicionarse en el mercado. Pero con eso no basta, ya que es necesario saber llegar a los usuarios finales a los que debemos dirigirnos. Realizar estudios de mercado encaminados a conocer las características, preferencias y gustos de los potenciales clientes nos hará llegar a ellos de forma más eficaz y efectiva.
  3. Desarrollar una personalidad: es necesario desarrollar una identidad diferenciadora de la competencia, tanto visual como verbal (logo, eslogan, copys…). Y sobre todo, basarse en los hechos, y no en las palabras. No basta con decir que “somos los más rápidos en realizar un envío”, hay que demostrarlo. Esa será la mejor carta de presentación en el largo plazo.

La imagen de una marca, por lo tanto, depende de muchos factores. Sin duda, posicionarse correctamente en el ideario de las personas conseguirá que una marca se convierta en referente. Si eso ocurre, el éxito está asegurado. El branding corporativo es la forma de conseguirlo, aunque como se ha visto, los caminos para lograrlo son diversos. ¿Cuál es el tuyo?

Los conceptos de branding que la gente desconoce: naming, logo y marca

conceptos-branding

El mundo del diseño y del branding está lleno de nombres y de tecnicismos que la mayoría de la gente no conoce, como naming o packaging. Por eso, en la práctica se acaban utilizando palabras tan genéricas como logo, símbolo o marca de una forma casi mecánica. Incluso por los propios profesionales de la industria del diseño, que acaban por perderse entre tanto nombre. Por eso, es importante aclarar el significado real de todos estos conceptos desde un punto de vista técnico.

  ¿Qué significan realmente las palabras logo, marca, isotipo…?

Los principales nombres que se utilizan en el día a día dentro del mundillo relacionado con el diseño, el marketing y el branding son los siguientes:

  1. Logotipo: el logo es la firma de una compañía. Es aquella palabra, abreviatura o cifra que transmite todos los valores de una marca y surge como necesidad de respaldar un producto para que los clientes lo identifiquen y lo asocien rápidamente con la empresa a la que pertenecen. Además, si nos ceñimos exclusivamente a su raíz etimológica, podemos comprobar que la palabra se compone de dos conceptos griegos. El primero es logos, que significa idea, palabra o conocimiento. La segunda es tipos, que significa letra o escritura. Por eso, el logotipo siempre se compone del naming de la empresa a la que representa.
  2. Marca: una marca denota calidad o pertenencia, pero también es una señal o signo hecho por alguien en un lenguaje coloquial. En el mundo del branding, en cambio, significa mucho más. Es la suma de los tangibles e intangibles de una empresa. Es decir, su logo, sus productos, su manera de atender a los clientes y hasta la propia historia del negocio. Junto con componentes emocionales, si los hay.
  3. Isotipo: esta es una palabra más compleja, aunque de significado muy sencillo. En ocasiones, existen marcas tan conocidas que ni siquiera hace falta que aparezca su naming en un lugar para que el público las reconozca. Casos como Nike, Adidas o BMW son ejemplos de este tipo de concepto.
  4. Imagotipo: este es un nombre muy utilizado dentro del branding para referirse a los conjuntos de texto y símbolo que aparecen juntos pero que están claramente separados. Por lo tanto, tanto la imagen como el texto pueden ser utilizados por estas empresas para ser reconocidas. Un ejemplo de ellas es Puma.
  5. Isologo: es una representación gráfica indivisible. La idea es la misma que la del concepto anterior, solo que en este caso la imagen o símbolo y el texto no pueden aparecer separados. Sólo funcionan unidos.
  6. Naming: es un vocablo inglés que significa “nombre” y se refiere al conjunto de técnicas y procesos necesarios para crear un nombre de marca. Es, sin duda, el primer paso para dar significado a una marca.
  7. Branding: otro concepto relacionado con el marketing. En este caso, la palabra branding hace referencia al proceso de hacer y construir una marca. Tras el naming, es necesario desarrollar toda la identidad corporativa, así como el posicionamiento y el desarrollo de esa marca en el mercado.

Adiós catálogos en papel. Hola, catálogos digitales

catalogos digitales

Mira a tu alrededor. Tienes una pantalla de ordenador delante, un smartphone o quizá dos, la tablet que incluso saben usar tus hijos pequeños. Contactas con los clientes vía email, cierras visitas por teléfono o las agendas directamente en tu calendario online de trabajo. Envías presentaciones en power point, en prezi, la tienes subida a slideshare o a una intranet de la empresa. Compartes enlaces desde drive o desde drobox. Pero cuando vas a visitar al cliente ¿qué ocurre? Sigues trasladándote con tus catálogos impresos de cientos de páginas con fotos, referencias, tablas numéricas, tarifas. Pero ¿por qué no tienes también esos catálogos en la tablet? Quizás no depende de ti esa decisión pero sí sabes que te haría la vida más fácil.

¿Por qué lo tenemos tan claro?

Las ventajas de los catálogos digitales frente a los tradicionales

catalogos digitales

  • No ocupan ni pesan. No hace falta ir con pesados maletines de un lado a otro. Caben en cualquier sitio y son elegantes. Además, las tablets gustan.
  • Dan una imagen sofisticada de la empresa: ir con una tablet siempre da buena imagen. Si además eres de los primeros en el sector en hacerlo, la confianza, seguridad y buen gusto que transmites aumentan. Y todo suma cuando hay que vender porque recuerda: eres una marca.
  • Son interactivos: podemos incluir enlaces, ampliar imágenes, llevar a la web, a una tienda online, al crm para cerrar los pedidos…
  • Contenido enriquecido. En un catálogo o revista digital puedes encontrar archivos de fotos, vídeos, infografías, tutoriales… Pasarás de tener un documento estático a un porfolio dinámico mucho más útil para vender y para que el cliente entienda lo que compra.
  • Están siempre actualizados: no hay que esperar un año a que se imprima la siguiente edición. Que hay extensiones de un producto, cambios de precio, se descataloga algo… ¡Pues se actualiza en el momento!
  • Se pueden sincronizar: se puede conectar el catálogo con los sistemas de gestión de la empresa. De esta manera, tendremos la información siempre en todos los sitios donde sea relevante. Nada de documentos perdidos en carpetas que lleven a confusión ¡todo el equipo trabajando con la misma información!
  • Son menos costosos: una vez realizada la implementación del catálogo podremos invertir en actualizar pero evitaremos los costes de impresión y distribución ¡que no son pocos!
  • Búsquedas exactas: puedes buscar por número de página, por términos concretos,… Nada de estar buceando sin sentido entre páginas, categorías, apartados… y no lograr encontrar lo que buscamos. ¿Y esto qué significa? Mejor uso de nuestro tiempo y mejor servicio al cliente.
  • Mejor lectura: di adiós a las letras en miniatura. Con los catálogos digitales ampliar las páginas para una mejor lectura.

¿Quién puede hacer un catálogo digital?

Agencias de publicidad o de comunicación que estén especializadas en este tipo de adaptaciones. Con experiencia conocemos a la agencia de publicidad Capitán Quimera que te podrá enseñar otros trabajos y orientarte en base a tus necesidades. ¿Adelante?